Un paraíso muy cerca de casa

A veces uno olvida lo maravilloso que es el lugar en el que vive. A veces y, sobre todo si se trata de un destino tan turístico como Mallorca, uno se olvida hasta de disfrutarlo y se empeña en desear estar a mil millones de kilómetros de distancia… Como si solo en el Caribe se pudiera encontrar la paz. Pues bien, doy fe de que no hace falta irse tan lejos y de que, a tan solo unos minutos en coche de Palma, uno puede encontrar un espacio en el que perderse, descansar y prepararse para el verano de auténtico lujo.

La recomendación me llegó de otro residente, uno de esos que –a pesar de la costumbre tan extendida de callarse los secretos que esconde Mallorca– disfruta viendo al resto de la gente disfrutar de su tierra. Fue hace un par de años, pero la verdad es que el consejo cayó en saco roto y se perdió en el mundanal ruido de mi rutina. Sin embargo, hace unas semanas –por trabajo- el nombre del lugar volvió a resonar en mi cabeza: Son Antem.

Iberostar Son Antem

Iberostar Son Antem

¿Son Antem? Sí, Son Antem, una pequeña área natural en Llucmajor, muy cerca de Palma pero en la más absoluta y remota campiña mallorquina. Al parecer, en esta zona, alejado de toda vista curiosa, se esconde uno de los resorts de golf y spa de Mallorca más exclusivos. Tiene precios especiales para residentes, permite reservar hotel y golf en Mallorca durante escapadas cortas -o incluso largas estancias- y está considerado uno de los mejores centros de spa y wellness cerca de Palma.

Antes conocido como Hotel Marriot Son Antem y ahora heredado por Iberostar Hotels & Resorts con el nombre de Iberostar Son Antem Golf Resort & Spa, se trata de un gran complejo hotelero 5 estrellas  que rompe todos los tópicos: no está cerca del mar, se encuentra en un área en la que prácticamente no hay nada más que la paz del campo, la conexión es por la carretera que lleva a Llucmajor y luego se accede a él a través de una sencilla pista entre fincas… Es decir, está pensado para todos aquellos que quieran detener el tiempo, escapar de todo y recuperar el equilibrio corporal y mental en plena naturaleza (pero sin renunciar a un servicio de lujo, claro).

El campo de golf de este hotel en Mallorca rodea todo el complejo y ofrece varios circuitos de muy diversos niveles. Cuenta con escuela, tienda deportiva y zonas de Pitch & Putt. Yo personalmente no lo he probado (no soy muy de golf… aunque estoy empezando a planteármelo J  ), pero sí puedo dar testimonio de la parte que tiene relación con el hotel y el centro de spa.

Fin de semana de spa en Son Antem

Estuve solo un fin de semana y uno de los dos días me lo pasé prácticamente dentro del spa. Tiene una zona de acceso libre para todos los huéspedes del hotel, en la que hay una gran piscina central con forma de T. Es climatizada y una de las zonas sale del edificio ofreciendo la posibilidad de bañarse en agua caliente a plena luz del día y rodeado de jardines… ¡en enero! La piscina tiene además cascadas, camas de chorros y circuitos de corrientes.

En la misma zona, de uso público, hay dos Jacuzzi y una catarata de agua fría (¡congelada!) diseñados para estimular la circulación y relajar los músculos de la espalda y las piernas. Alrededor, para hacer una pequeña pausa, leer un libro u ojear la prensa, hay toda una zona de tumbonas junto a las cristaleras exteriores. Un plan perfecto para pasarse la mañana del sábado en la gloria.

Pero esto no es más que un aperitivo si se tiene en cuenta que el verdadero centro de spa está reservado tras unas puertas que dan a la gran piscina central. El acceso se puede adquirir solo para el spa (sin necesidad de reservar en el hotel) y ronda unos 35-40 euros el día: desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche.

IBEROSTAR Son Antem Golf Resort & Spa

IBEROSTAR Son Antem Golf Resort & Spa

Dentro de esa zona reservada está el auténtico centro de bienestar de lujo que ha convertido a este hotel en Mallorca en uno de los más recomendados y mejor valorados por los residentes en la isla: zona de relax con aromas, sala de meditación, pediluvios, 8 duchas de esencias, ducha escocesa, fuente de hielo, baño turco, baño romano, sauna finlandesa, bañera hidromasaje… y así hasta el infinito.

La ventaja es que no suele estar saturado (en estos meses de temporada baja incluso es posible que solo haya un par de personas más) y que el equipo de profesionales que lo gestionan son de 10. Eso sí: los masajes y tratamientos especiales se abonan aparte y se pueden elegir cuándo y cómo se deseen.

Según la propia dirección del establecimiento, las habitaciones de este hotel de lujo en Mallorca han sido completamente renovadas en 2012. El diseño es elegante y clásico, con detalles cuidados (el baño, espectacular). Uno de los peros que sí le pondría es que la conexión wifi es de pago, pero la ventaja es que el cargo no es muy alto y, si te vas a quedar unos días, te puedes conectar desde la habitación a buena velocidad. No obstante, si es una escapa de relax lo que buscas, internet no es lo más recomendable…

Anuncios