Una puesta de sol perfecta

A veces uno redescubre lugares de su ciudad y momentos que creía completamente olvidados. Yo entono el mea culpa con una de las zonas del Paseo Marítimo que bordea la bahía de Palma, en la zona que está ya casi llegando a Cala Estancia y la playa de Palma, después del humedal de Es Carnatge.

Lo reseño aquí por si a alguno le pasa lo mismo que a mí y lleva tiempo con este rinconcito de mar y naturaleza despistado: con este espectacular mes de marzo que estamos disfrutando en Mallorca, no dudéis en marcaros un paseo al caer la tarde hasta la zona del Puro Beach, donde está el Hotel Marina Luz.

Allí, sentaos en la calita que hay al lado, olvidaos del reloj y dejad que sea el sol, descendiendo sobre la Serra de Tramuntana, el que os marque la hora de volver a casa… Si hacéis un poco de esfuerzo incluso podéis, casi casi, oler el verano. Palabra.

Habitacion doble con vistas a Cala Estancia

Habitacion doble con vistas a Cala Estancia

El otro día llegamos a esta zona por casualidad, después de una reunión de trabajo. Habíamos pensado tomar algo en lo que antes era el antiguo bar Infierno –ahora lo han remodelado y es más o menos lo mismo, pero un pelín más turístico-. La carta no es excelente, pero para tomarse unas cañas no está mal, aunque es mejor ir en horario de mañana porque es cuando da el solecito en la terraza.

Acabamos paseando en dirección hacia Palma, viendo el sol ponerse, con el viento refrescando y las olas reviviendo. Al final, tras esa puesta de sol perfecta, vino el frío a recordarnos que nada de verano, que aún es marzo y hay que abrigarse… Pero, yo me fui con la sensación de haber viajado en el tiempo, hasta un atardecer de finales de junio.

Anuncios