El lujo, una nueva experiencia de vacaciones abierta a todos

 Los viajes de lujo, históricamente reservados para altas clases y viajeros selectos, se han popularizado en los últimos años, abriendo el espectro de clientes para los hoteles de 5 estrellas que han visto como cada vez son más los huéspedes que deciden darse un capricho y marcarse al año un viaje de alto standing.

Hay que diferenciar, eso sí, el lujo más democrático (por extraño que suene el concepto) y el lujo exclusivo, el reservado solo para viajeros con cuentas bancarias de tantos ceros que la pronunciación de su nombre hace ya que todo cambie a su alrededor.  Distinguimos estos dos tipos de lujo precisamente porque la sociedad ha modificado ese concepto más tradicional de lujo como algo solo al alcance de unos pocos.

Sí, aunque pueda sonar contrario a la circunstancia de crisis económica actual, la gente prefiere reducir costes viajando menos tiempo, a destinos más cercanos, prácticos y seguros e invertir en hoteles de mucha más calidad, donde se les ofrezcan experiencias nuevas de alto valor añadido. Se pierde con ello cierta fidelización en el cliente, una cuestión siempre muy ligada al sector del lujo, donde todo se personaliza y el trato directo y de excelencia con el usuario siempre suele traducirse en un volver año tras año a dónde te conocen y te tratan así de bien.

Viajes de lujo

Viajes de lujo

Ese trato exclusivo se mantiene, pero del grueso de huéspedes de clase media que opta por unas vacaciones o escapada de lujo, pocos son los que se pueden permitir repetir año tras año. Se pierde fidelización, pero se gana en mercado.

Las grandes cadenas hoteleras, con más posibilidad de margen de inversión, han visto este cambio en los modos de viajar y están apostando claramente por este concepto, haciendo más asequibles los hoteles de 4 estrellas y elevando a cotas casi imposibles el concepto de hoteles de lujo. Prueba de ello es, por ejemplo, el nuevo hotel en Mallorca que ha puesto en marcha IBEROSTAR Hotels and Resorts, donde el diseño de autor, la gastronomía gourmet y la ubicación privilegiada brindan una combinación perfecta para atraer a todos esos viajeros que buscan un hotel de auténtico lujo, más allá de las 5 estrellas.

Otras muestras de este cambio de tendencia son los hoteles Vincci, de 4 y 5 estrellas, entre los que destacan especialmente los grandes resorts de golf, wellness y los pequeños y selectos hoteles boutique que tienen repartidos por las principales ciudades españolas:

Los hoteles de 4 estrellas en Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia son un caso que conviene tratar con detalle: estos hoteles urbanos compiten para ofrecer experiencias y espacios de alto valor añadido, tanto, que algunos hoteles de 5 estrellas en Mallorca u otras zonas de playa no llegan a cubrir ni de lejos. Competir en ciudad es muy distinto a competir cuando se tiene frente al hotel una playa paradisíaca.

Hoteles de lujo

Hoteles de lujo

El concepto urbano siempre ha tenido sus límites: todos los hoteles compiten por ubicación (más o menos cerca del centro, más o menos cerca de puntos de interés de viaje), cuentan con poco espacio en sus instalaciones (estar en el centro impide crecer) y tienen servicios limitados debido a su ubicación (aparcamiento, vistas…). Por ello, su lucha es trabajar en valores añadidos a los que sí pueden aspirar y que sí son cada vez más valorados: diseño interior, espacios dentro del hotel para los que se crean experiencias ad hoc, propuestas de ocio, descuentos mediante colaboraciones con museos, galerías de arte, restaurantes famosos o tiendas exclusivas…

El objetivo es convencer al usuario más allá del destino y la ubicación del hotel, con valores diferenciales muy claros, con mejoras en la atención al cliente, incorporando detalles de modernidad y tecnología de última generación ligadas al relax y el descanso.

En esta categoría tan disputada podemos encontrar alojamientos tan originales como el Petit Palace Barcelona Museum y hoteles business como el Catalonia Ramblas o el Catalonia Barcelona Plaza, donde se combina un poco todo: ocio, relax, trabajo y eventos.

Anuncios