Sol Katmandu Park, unas vacaciones terroríficamente divertidas

Pocas afirmaciones son tan certeras como la que apunta a que las mejores vacaciones de verano son las que se viven en los meses de mayo y junio. Este año, después de muchos meses de duro trabajo, decidí convencer a mis amigos de toda la vida para regalarnos unas mini vacaciones a primeros de junio en la costa sur de Mallorca, concretamente en Magaluf. ¿El destino? El hotel Sol Katmandu Park Resort, uno de los hoteles temáticos más relevantes de la isla.

Tengo que reconocer que, si bien no soy muy amante de los hoteles de este tipo, cuando mis amigos propusieron este hotel mi respuesta fue un rotundo, el motivo era sencillo: la calidad de la cadena Sol Hotels, una marca que, al menos para mi, es una grande entre las grandes (de ahí que la haya elegido en viajes anteriores)

Con tres días por delante para disfrutar de lo lindo del descanso y de la diversión tan propia de esta zona, el día D llegó y en cuestión de horas nos vimos contemplando la inmensidad de The House of Katmandú, una casa del revés que -un vez dentro- te lleva por pasajes helados, cascadas secretas y habitaciones verticales con el yeti como compañero de viaje.

Sol Hoteles en Magaluf

Sol Hoteles en Magaluf

Recobrado el aliento, ubicadas las maletas en nuestra habitación y con mil ganas de hacer todo lo que el parque ofrece, decidimos disfrutar de un primer baño en la impresionante piscina del hotel para luego darnos una vueltecita por algunas de las atracciones del parque.

Con las actividades incluidas en el precio (algo que me resultó simplemente perfecto), nos lanzamos a probar el cine 4D Experience, una atracción alucinante que nos llevó directo a una excursión por el espacio. Sí, aunque hay momentos de auténtico vértigo, los 10 minutos de película se hacen cortos, frenéticos y alucinantes.

Con la adrenalina todavía haciendo de las suyas, decidimos seguir probando suerte en otra de las muchas atracciones de las que dispone el parque. Eso sí, en esta ocasión la cosa iba de moverse entre zombies así que optamos por conocer The Asylum, un paseo 5D por una auténtica película de terror en la que nosotros éramos protagonistas. Escalofriante pero muy (pero que muy) divertido.

Tras pasar la tarde en la paradisíaca playa de Magaluf y disfrutar del descanso nocturno con vistas que ofrece el hotel Sol Katmandu Park Resort, nuestro día grande en Magaluf tuvo como inicio una mañana de baños y relax en la piscina del hotel con posterior comida en la playa. Eso sí, al caer la tarde decidimos sumarnos a la experiencia del K3 Climb.
Un área de escalada con 16 metros de altura y 57 pruebas que ponen a prueba tus nervios y tu atención y que fue la guinda a un viaje perfecto. Un viaje único con un hotel memorable al que, definitivamente, tendré que volver.

Guardar

Guardar

Anuncios