Un viaje por la cara más desconocida de la isla de Mallorca

Si hay un destino en el mundo en el que los contrastes se cojan de la mano con total armonía, respeto y coherencia, ese es Mallorca. Ubicada en mitad de la calma azul mediterránea y con una naturaleza autóctona única, la mayor de Baleares es algo más que el destino vacacional elegido por casi dos millones de turistas… Mallorca es magia, es descanso, es medio ambiente en estado puro y sí, también es calma, silencio y relax (aunque no puedan decir lo mismo aquellos que optan por las zonas más calientes del territorio).

Rendida a los pies de la isla, puedo confesar que pocas cosas me han impactado tanto en mi vida como la ruta desconocida de la que he podido disfrutar en mis días en Mallorca. Unos días únicos e inolvidables que tomaron como base el Boutique hotel Son Julia, un alojamiento perfecto para aquellos que buscan las mejores ofertas en hotel boutique en Mallorca.

Los senderos de la Tramuntana

Serra de Tramuntana, Mallorca

Serra de Tramuntana, Mallorca

Cual dragón que custodia un castillo, la Serra de Tramuntana luce gloriosa desde cualquier punto de Mallorca. Además de ser Patrimonio Mundial y de dar cobijo a zonas de indiscutible belleza y popularidad como Valldemossa, Deià, Sóller o Fornalutx, entre otros; la Tramuntana esconde senderos únicos los que disfrutar de la tranquilidad y pueblecitos que están alejados del bullicio y que ofrecen una visión única y auténtica de la isla, como Orient y Banyalbufar.

La magia de Sa Calobra

Una cosa es ir en busca de una cala bonita y otra muy diferente es participar de la magia de Sa Calobra. Con una bajada realmente bonita y difícil (el trayecto se recomienda cubrir en coche), llegar a Sa Calobra es algo así como llegar a otro mundo diferente. Imaginad lo que es -después de bajar por curvas y más curvas- llegar al interior de unas gargantas de gran llena altura cuyo suelo está formado por miles de piedrecitas que hallan su espacio vital en el mar.

Más allá de fotografiar todo y más (porque es uno de los lugares más bonitos e impresionantes de la isla), no hay nada como adentrarse en el mar para ver la Calobra desde otro punto de vista totalmente nuevo (ese que no aparece en las guías o en las postales turísticas)

Más que gastronomía

Aunque muchos hablan de Mallorca como un lugar en el que se come bien, la isla es mucho más que una buena gastronomía. Mallorca es carácter, autenticidad y tradición… Tres factores que confluyen en sus vino y también en sus platos de dulce y salado como su fideuá, su lomo con col, su paella o sus ensaimadas y cocas de patata.

Una muestra perfecta de todo lo que da de sí ese sabor y ese carácter cien por cien mallorquín es el restaurante Las Bovedas. Ubicado en el Boutique Hotel Son Juliá, este restaurante es un templo culinario lleno de platos gourmet y de productos frescos de la huerta local; una cocina exquisita con un ligero toque asiático en la que no faltan los mejores caldos de la tierra, los platos exclusivos o las cenas con música en directo.

Guardar

Anuncios