La magia romántica de Sevilla, un destino perfecto

Dicen los expertos, los escritores y los viajeros de pro, que pocas ciudades en el mundo son tan bonitas y tan románticas como lo es Sevilla. Con sus muchos (muchísimos) siglos de historia, sus parques y jardines, sus vistas al río Guadalquivir y con ese olor tan característico mezcla a incienso y a azahar; la capital hispalense es uno de los templos para los que buscan viajar con su amor bajo el brazo.

Y es que para elevar ese romanticismo a su máximo nivel, nada como perderse por el Callejón del Agua o disfrutar de un rasgado de guitarra en algún tablao de nivel. Sevilla es romanticismo en estado puro y un lugar para cargarnos de magia, para llenarnos de esencia y para vivir unos días únicos entre dos. ¿Cuáles son esos rincones llenos de encanto y esos lugares altamente románticos? Hoy saco mi cuaderno de bitácora para contaros cuales son, al menos, mis favoritos.

Eso sí, si has aprovechado alguna de las ofertas en escapadas románticas que ahora están disponibles por la red y sólo te queda decidir entre los muchos hoteles en Sevilla, te recomiendo que no lo dudes y optes por Petit Palace Hotels. Además de estar a menos de cinco minutos de la mítica Giralda y de los Reales Alcázares, tendrás a tu disposición todos los servicios que necesitas para un fin de semana lleno de romanticismo.

guadalquivir

Un paseo por el Guadalquivir

Elijas la orilla que elijas (ya sea la de la Torre del Oro o la de la Calle Betis), lo cierto es que pocas cosas son tan románticas como un paseo por la vera del río sevillano. Con unas vistas únicas y diversas terrazas en las que hacer un vino para dos, este paseo se convierte en una auténtica experiencia cuando cae la tarde y las pequeñas luces de la ciudad comienzan a cobrar vida.

Una cena en Mateos Gago

De vuelta a la realidad, nada mejor que regalarte una comida o una cena en Mateos Gago, una de las calles más bonitas de Sevilla y la vía directa de acceso a la Catedral. Desde restaurantes modernistas con vino de la tierra a otros de cuchara en los que tomar un riquísimo salmorejo, lo cierto es que hay mucho y bueno para elegir.

Confesiones en la Plaza del Museo

Para bajar la comida toca caminar y hacernos alguna que otra confesión. La Plaza del Museo (en la Calle Alfonso XII) es la parada romántica perfecta para algún que otro beso robado y para hacerle a tu pareja esa declaración que tanto espera. Una plaza llena de historia y encanto en la que pasear se convierte en un auténtico placer.

Guardar

Anuncios