Descubriendo las bondades del Madrid de los Austria

En estos días en los que el sol comienza a apretar es cuando destinos como Mallorca, Canarias, Málaga o la costa Levantina se convierten en auténticos reclamos para la gran masa viajera que se mueve en Semana Santa. ¿Esto qué significa? Sencillo: ciudades como Madrid, Toledo o Salamanca se convierten en destinos alternativos ideales para los que (como yo) huyen de las aglomeraciones turísticas de la costa… Sí, los mismos que preferimos regalarnos unos días de desconexión potenciando nuestro lado más “culturilla”.

Con cuatro días libres por delante y con un presupuesto ajustado (por eso de que todavía estoy dando forma al que será mi “viaje del año”, que llegará cuando lo hagan mis vacaciones de verano), he decidido colgarme la mochila, viajar a la capital del país con varias amigas de la universidad y pasear por el Madrid de los Austria, una asignatura pendiente a la que tengo ganas de hincar el diente desde hace mucho tiempo.

Si bien tengo clara cuál será mi base de operaciones para esta próxima Semana Santa (en esta ocasión será hotel Petit Palace Gran Vía, aunque también estudié con detalle las ofertas del hotel Petit Palace Art Gallery y del hotel Petit Palace Arturo Soria) todavía me queda por terminar de cerrar la lista de visitas obligadas. Eso sí, ya tengo marcados a fuego dos de mis “imprescindibles”.

Madrid de los Austrias

Plaza Mayor, Madrid

La Plaza Mayor vista con otros ojos

Aunque es uno de los principales puntos de interés de Madrid por su luz, sus artistas callejeros y sus muchos bares de tapas; la Plaza Mayor de Madrid es una de las joyas más bonitas del antiguo Madrid (sí, del llamado Madrid de los Austria). Y es que, aunque muchos lo desconozcan, esta zona de la capital fue con la dinastía Habsburgo un centro de negocios único en el mundo.

Además de la vista general (que es bonita a rabiar), la Plaza Mayor de Madrid da cobijo a otros reclamos culturales de la época de los Austria como la Casa de la Carnicería o el llamado Arco de los Cuchilleros.

La Plaza de Oriente

La Plaza de Oriente es algo así como la respuesta más sencilla a todo aquel que se pregunta “en qué punto de la ciudad comenzó a tomar forma la gran capital que ahora es Madrid”. Además de sus jardines y de la grandiosidad de su plaza (en la que predomina la luz), la Plaza de Oriente es el lugar en el que descansan joyas madrileñas de la talla del Palacio Real, la Catedral de la Almudena o el gran e imponente Teatro Real, entre muchos otros puntos de interés.

Anuncios